N E X O A B O G A D O S

Cargando

Contrato arriendo local comercial

Anualmente recibimos muchas consultas por problemas con el contrato de arriendo de locales comerciales. 

En la mayoría de los casos hemos detectado que el arrendador descarga un formato genérico de contrato para local comercial, sin detenerse a establecer con claridad las cláusulas del contrato. Es decir, no tomando en cuenta las características de su inmueble comercial, ni la naturaleza de la relación que quiere establecer con el arrendatario. Con esto se deja en el vacío varios puntos que a futuro pueden presentarse.

De esto deriva una cantidad de problemas. Es por eso que en este artículo vamos a comentarte cuáles son los elementos que debe tener un contrato de arriendo de un local comercial para que sea totalmente válido. El objetivo es que este contrato te proteja de futuros problemas legales con tus arrendatarios.

Elementos debe tener un contrato de arriendo comercial

 

  • Identificación de las partes que firmarán el contrato de arriendo de un local comercial.

Nombre completo  del arrendador (persona que arrienda el local) y del arrendatario (persona que arrienda el local) con nombres completos y documentos legales de identificación nacional. También se debe incluir el nombre e identificación de un aval si existe el caso. 

Puede que sea lógica esta parte pero hemos encontrado casos en que esta identificación no está clara incluso, contratos que no han sido firmados.

 

  • Descripción el inmueble. 

Es importante describir físicamente el inmueble, colocar la dirección exacta donde se encuentra y el tipo de uso que se le dará, que en este caso es para uso comercial.

Si esto no se coloca en el contrato, el arrendatario podría utilizarlo como vivienda y al no estar señalado en el contrato, surge un problema. 

También se debe establecer todos los muebles o una especie de inventario de lo que está en el local, aclarando lo relacionado con el cuidado o conservación del mismo y lo relativo a gastos que puedan surgir del uso del local. Además del estado en que deberá entregarse el local una vez haya finalizado el contrato. 

 

  • Plazos del contrato. 

En esta parte se establece la duración del contrato de arriendo de un local comercial y la cláusula en caso de existir pago de mes de garantía que por lo general se pide en este tipo de arriendos.

 

  • Rentas

Se establece de forma clara el monto a pagar por el arriendo, el tipo de moneda, si es en pesos chilenos o UF con sus respectivos reajustes. Y las constancias de pagos o recibos de arriendo que deberá emitir el arrendador.

 

  • Finalización o término del contrato.

Esta parte es sumamente importante ya que se dejará en claro cuáles son los términos en los que terminaría este contrato incluso las cláusulas en caso de que una de las partes quiera terminar el contrato antes del plazo inicialmente estipulado.

Se deben incluir cláusulas de término del contrato para situaciones fuera de la norma e indemnizaciones al presentarse estas situaciones. 

Hay que tratar de establecer con detalle cualquier tipo de eventualidad que pueda presentarse que derive en la terminación del contrato antes de lo estipulado y cómo se deberá proceder en cada caso.

 

  • Cláusulas extras de un contrato de arriendo de locales comerciales.

Por último deben incluirse cláusulas extras que normalmente no se tienen en cuenta pero evitan una cantidad de demandas. Las cláusulas extras podrían ser:

  • Prohibir o autorizar el subarriendo del local a terceras personas.
  • Prohibir o autorizar al arrendatario ceder el contrato de arriendo a terceros.
  • Sobre cambios físicos en el local o alteración de instalaciones eléctricas y de otros servicios básicos.
  • Establecer pólizas de seguro en caso de daños al local durante la vigencia del contrato.
  • Derecho del arrendador a inspeccionar el inmueble de forma periódica para constatar estado y uso.

Existen más cláusulas que podrías incluir dependiendo de la naturaleza del arriendo que quieras establecer con el arrendatario.

Es por ello que recomendamos, antes de hacer y firmar un contrato de arriendo para tu local comercial, revisar detenidamente cada cláusula y detalle para establecer por escrito todas las situaciones que puedan presentarse y su correcto proceder para resolver las diferencias.

Mientras más claro y detallado sea el contrato, menos problemas se presentarán entre ambas partes.