N E X O A B O G A D O S

Cargando

subdivisión de terrenos

El proceso consiste en una división del terreno en varios lotes de una superficie menor al terreno original.

En primer lugar, como propietario de la propiedad que deseas dividir deberás acudir ante la Dirección de Obras Municipales respectiva y presentarle los siguientes documentos:

– La Solicitud firmada por el propietario del terreno y por el arquitecto, en la cual deberás incluir una declaración jurada simple de propietario como titular de la propiedad.

– Un original o la copia autorizada por Notario del certificado del avalúo fiscal que se encuentre vigente;

– Una fotocopia del certificado de informaciones previas;

– El plano de subdivisión;

– Un plano de ubicación del terreno;

– Un plano con el dibujo de la subdivisión existente del terreno y la propuesta.

Luego, para que el Servicio de Impuestos Interno (SII) proceda a dividir el terreno deberás presentar el Formulario 2118 de Solicitud de Modificación al Catastro de Bienes Raíces y además acompañar el plano de subdivisión de terreno aprobado por el municipio competente (esto para el caso de que sea un terreno no agrícola), y para el caso de terrenos agrícolas, deberás presentar el plano inscrito en el Conservador de Bienes Raíces. Por último, si se trata de una subdivisión de terreno simple o un loteo agrícola, deberás además adjuntar una copia de la escritura pública inscrita en el Conservador de Bienes Raíces.

Requisitos que debes cumplir cuando se procede a la subdivisión de terreno

– Cumplir con la Ley General de Urbanismo y Construcciones.

– Cumplir con el plan regulador comunal respectivo.

– Cumplir con la Ordenanza General de Urbanismo y Construcciones.

– Ser patrocinado por un arquitecto.

¿Hay un límite en cuanto al número de lotes resultantes?

Efectivamente. La cantidad de lotes resultantes se encuentra limitado por el Plan Regulador respectivo, y va acorde a la superficie predial mínima.

¿Qué ocurre cuando se aprueba la subdivisión de terreno o del predio?

La resolución de la subdivisión de terreno produce efectos inmediatos en la porción de tierra, por lo que los lotes originados podrán enajenarse desde que es inscrita la resolución que autoriza la subdivisión en el respectivo Conservador de Bienes Raíces.