Preguntas para entender tu caso

Preguntas para contactarte

¿Cómo funciona?

Paso 1

Paso 1

Selecciona tu tipo de caso y contesta las preguntas que aparecerán a continuación.

Paso 2

Paso 2

Abogados interesados en tomar tu caso te contactarán vía email o teléfono.

Paso 3

Paso 3

Compara sus propuestas, antecedentes profesionales y precios, y elige al abogado que mejor se ajuste a tus requerimientos.


Te invitamos a leer los artículos que hemos redactado con el fin de ayudarte a resolver tus dudas:


¿A qué nos referimos con Robos y Hurtos?

El hurto y el robo son delitos contra la propiedad y caben dentro de la categoría de “Delitos de enriquecimiento por apoderamiento o apropiación”, que, como su nombre lo indica, son delitos que han sido establecidos para prohibir conductas destinadas al apropiamiento de cosas muebles ajenas, es decir, cosas que se pueden transportar de un lado a otro y que no son ajenas al ladrón.

El delito de hurto consiste en la apropiación de una cosa mueble ajena avaluable en dinero, sin la voluntad de su dueño, efectuada por un ladrón con ánimo de lucro y sin que concurran las circunstancias especiales constitutivas del delito de robo, esto es, la apropiación no debe ser con fuerza en las cosas, ni con violencia e intimidación en las personas.

El robo por su parte, es una figura única que describe dos grandes grupos de delito:

i) El robo con fuerza en las cosas, en el que se utiliza energía para vencer una especial protección de que la cosa está revestida, con aplicación directa de fuerza material o bien con medios para forzar los medios de protección del lugar, y así proceder a la apropiación. Tiene una penalidad mayor al hurto por el peligro que representa para los moradores que habitan una casa.

ii) El robo con violencia o intimidación, caracterizado porque la acción expropiadora del ladrón se ejerce directamente sobre la víctima, pues las cosas robadas la víctima las trae consigo en bolsillos, mano, mochila, etc.