Preguntas para entender tu caso

Preguntas para contactarte

¿Cómo funciona?

Paso 1

Paso 1

Selecciona tu tipo de caso y contesta las preguntas que aparecerán a continuación.

Paso 2

Paso 2

Abogados interesados en tomar tu caso te contactarán vía email o teléfono.

Paso 3

Paso 3

Compara sus propuestas, antecedentes profesionales y precios, y elige al abogado que mejor se ajuste a tus requerimientos.


Te invitamos a leer los artículos que hemos redactado con el fin de ayudarte a resolver tus dudas:


¿A qué nos referimos con Negligencia médica?

La negligencia médica son actos realizados por un profesional de la salud que se desvían del estándar esperable de diligencia, por incumplirse prácticas o normas técnicas que rigen su quehacer, y que causa algún tipo de daño al paciente, ya sea material o moral.
En los casos en que existe negligencia médica, puede surgir responsabilidad civil contractual o extracontractual para el doctor o establecimiento médico que haya incurrido en malas prácticas. La responsabilidad civil es la obligación de indemnizar el daño que se ha producido por el incumplimiento de lo estipulado en un contrato de prestaciones médicas, o de resarcir un perjuicio que se ha ocasionado a otro por incumplir el estándar esperable de conducta del especialista.
A grandes rasgos, los requisitos de la responsabilidad civil son: (i) que exista un hecho, es decir, una acción u omisión por parte de un profesional de la salud o una institución de dicha naturaleza, que haya sido causante del daño; (ii) que se produzca un daño en la propiedad o persona de la víctima, en otras palabras, que ésta vea afectado su patrimonio, o a su persona en términos sicológicos, estéticos, emocionales, entre otros; (iii) que exista una relación de causalidad entre el comportamiento negligente y el daño que se ha causado, ya que si han mediado otras circunstancias o causas relevantes, puede verse reducido el monto de indemnización a recibir, o incluso puede ser improcedente reclamar responsabilidad civil y; (iv) que exista un criterio para poder atribuirle responsabilidad al victimario, ya sea porque ha actuado con culpa o dolo.